SUEÑO CUMPLIDO

Mi Poeta sugerido: »Andrés Echevarría

 

Al fin, Señor, al fin
te has dignado escucharme.
Al fin a tus oídos
ha llegado mi súplica. No en balde
he llorado y sufrido porque vieran
acercarse ese día los ojos de mi carne.
Estos ojos que, tú ves, ya están marchitos,
que se apagan,
que pugnan por quitarse
esa neblina densa que les cubre
y quisiera que en breve se cerrasen.
Es la araña del tiempo, mi Señor,
ese tirano
que exige inexorable
el pago a su tributo
que todo humano ser tiene que darle.
Más no pienses por eso que yo sufro,
no creas que mi carne
se desgarra en tétrico suplicio
ni al viento atruena con sus ayes.
Que hoy, por fin, se han cumplido mis deseos
que hoy mi alma feliz tiene que darte
las gracias. Las gracias, si,
pues he logrado
la esencia de su esencia y su raigambre,
esa paz que hace tiempo anda buscando
y hoy has querido tú que se cruzase
en mi camino de espinas y de abrojos,
de lágrimas, de sangre.
¿Que mis ojos se cierren? qué me importa
que tú quieras llevarme
para siempre a gozar de tu presencia?
¡adelante!
Hoy cual nuevo Simeón he visto
cumplidos mis deseos más formales,
he visto una Patria que progresa
y un pueblo sencillo y responsable
que lucha en paz. Esta es la España
que yo ansiaba llegase.
Esta es la paz por la que mi alma ha echado
sus lágrimas no en balde.
Recibe pues, Señor, la ofrenda
de un campesino español que nada vale,
pero que lucha y sufre por sus hijos,
los hijos de su sangre.
Al fin, señor, al fin
te has dignado escucharme.
(España en paz)

Poema escrito a la edad de los sueños, justamente a la muerte del Caudillo y regreso de la democracia.

Levántate y mira la montaña
de donde viene el viento, el sol y el agua.
Tú que manejas el curso de los ríos,
tú que sembraste el vuelo de tu alma.
(Víctor Jara)

POETA SUGERIDO: Andrés Echevarría

Andrés Echevarría

poema sin título

qué será de la muerte de mi vecino
que hace tanto que no lo veo
a él que le gustaba pasear a su perro
siempre atento atento

a las noticias
a la vida en general

a cómo pierde el tiempo la sombra
en no ser nada

y él que miraba tras un vidrio
y absorbía su lapso
antes de pasear a su perro

qué será de la muerte de mi vecino
que hace tanto que no lo veo.

las horas vacías

cada tarde lleva un gesto dibujado
en el canto que respira su silencio
y las horas se contemplan con las horas
y a las horas se le escapan sus vacíos.

el lector

en sus libros habita una insistente polilla
que separa las hojas le señala
la sombra quieta de la letra efe
le palpa la risa con su cosquilleo
y le azota el ahogo en la frente

escucha en la página la nota más blanca
y pasa de hoja y pasa de siempre.

anatomía de mi casa

mi casa con sus paredes cubiertas
de un silencio que habla mi propio idioma
la ventana al patio por donde asoma
el resto y algunas puertas abiertas
que dejan escapar fábulas de agua
de relojes que latieron sus turnos
del charco de la luz y los nocturnos
trazos que duelen y por donde fraguas
mi ejercicio de sombra y desvarío
(no me cambies tu voz por el vacío
no cambies ningún mueble de lugar
no conviertas esta tarde en un frío
murmullo controlado de gentío
hoy no mates este tiempo de estar)

Te sugiero seguir leyendo...
Que si me ajuntas, que no te ajunto,¡anda ya, por fá, que seré bueno!,juro seguirte…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up